Oda a la velocidad


8o aleteos por segundo, así es al vida de los colibríes.  Nada más difícil que capturarlos con una cámara, son tan veloces que mientras la sacas del estuche y disparas el flash, ya ellos desaparecieron sin dejar rastro.
Tomás Fernández, chef famoso (entre otras razones) por haber resucitado con honores al restaurant Le Gourmet del Hotel Tamanaco Intercontinental en Caracas, Venezuela, es uno de los privilegiados que capturó no una, sino muchas veces con su lente de aficionado, a colibríes que parecen flotar en el aire mientras disfrutan del cálido sol tropical.
Sus particulares imágenes están expuestas actualmente hasta el 27 de enero de 2012 en el Espacio Conceptual UMA de la Universidad Monteávila en Caracas, Venezuela. La exposición lleva el nombre Colibríes, Tucusitos, Picaflores en honor a los múltiples nombres que reciben estas diminutas y simpáticas aves exclusivas del continente americano.  Belleza natural en instantáneo.


This entry was posted in Ecología, Fotografía and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *