Laberinto de sabores

Una fiesta campesina fue lo que conseguí en el Mercado de Palo Quemao.  Desde que llegué a Bogotá buscaba algo parecido que me permitiera ver más frescura en frutas y carnes, y además disfrutar del colorido y de los aromas propios de los productos nacidos de la tierra.
No hay mucho que decir para describirlo, son pasillos y pasillos en los que uno puede perderse tal cual como un laberinto, en el que todo está perfectamente clasificado, ordenado y muy limpio (incluso en el sector de carnes, aves y lácteos).  Quedé perpleja ante la cantidad de verduras y frutas que no conozco.  Imposible acordarme de los nombres porque fui en visita flash, solo con el efectivo suficiente para poder hacerme de una buena bolsa de arándanos, frambuesas, fresas, moras, toronjas (acá tiene otro nombre) lulos, tomates, cebollas, cebollín (cebolla larga, le dicen)…
Los huevos están clasificados por tipo y calidad, por lo tanto varían los precios de uno en uno.  Hay más variedad de quesos y embutidos que la disponible en los supermercados, y carnes, pescados y mariscos sin esa textura y tono acartonado que tanto me disgusta. Los pollos, están tan frescos que te los venden completicos, lo único que le quitan son las plumas…
Vale la pena darle la vuelta, consigues víveres, plantas aromáticas, flores, cereales, granos, alimento para animales, enseres… todo lo necesario para vivir feliz, a precio de mercado y, lo mejor, con la asesoría de gente que tiene años trabajando allí y que conoce a los productores, el clima, la tierra: “el cilantro está muy caro porque la lluvia lo pone escaso… la mora está buena y barata”, hacía años que no escuchaba estas frases en boca de un vendedor.  Sinceramente lo agradecí.
*La famosa Plaza del Mercado de Palo Quemao (que no es precisamente una plaza) está en la calle 19, con carrera 22 en Bogotá.  Si alguna vez vienen de turistas, con el tiempo suficiente, y tienen alma gourmet, visítenlo temprano.  Lleven su cámara (yo prometo incluirla la próxima vez que vaya). Les va a encantar.


This entry was posted in Gourmet and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Laberinto de sabores

  1. Yen says:

    Está muy bueno este dato; desde que llegué aquí la única referencia que tenía de Paloquemao era una sede del DAS q no nos sirve a las personas extranjeras. Nice!

    • monicaurbina says:

      Desde que descubrí ese mercado, no compro en otro lugar!!! La experiencia, sinceramente, no se refleja en las fotos!!!

  2. CAROLINA says:

    Hola!!!!

    Quede muy impacatada con tus imagenes…. Sabes como se llama el fruto morado alragado que cuelgan como en una malla???

    Gracias…. Necesito el nombre para un trabajo de la Universidad…

    • monicaurbina says:

      Las dos veces que pregunté en el mercado me dijeron que se llamaba melocotón, sinceramente no sé si sea alguna variedad de los melocotones comunes (parecidos a los duraznos). Encontré en internet gente que “compró un melocotón largo como una berenjena”… si encuentro el nombre científico te lo pongo aquí.
      Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *